Noticias

PEN al 2036 busca asegurar que las experiencias educativas favorezcan la productividad de las personas

PEN al 2036 busca asegurar que las experiencias educativas favorezcan la productividad de las personas

El Proyecto Educativo Nacional al 2036: el reto de la ciudadanía plena recoge las aspiraciones expresadas por los participantes en el proceso de su construcción, a que las experiencias educativas que tengan las personas a lo largo de sus vidas les brinden las herramientas y capacidades necesarias para desarrollar sus proyectos de vida, ya sean individuales o colectivos, y que contribuyan a su productividad, prosperidad y a la sostenibilidad de su entorno.

Para que esto se concrete, el logro y desarrollo de los saberes o competencias requiere que las experiencias de aprendizaje o autoaprendizaje estén relacionadas de manera auténtica y positiva con actividades productivas. Además de incorporar en los currículos y cultura de las instituciones educativas el desarrollo de actitudes, valores y capacidades para incorporarse al mundo del trabajo y actividades productivas de diversa naturaleza, el Estado debe generar mecanismos y/o mejorar los existentes para desarrollar, evaluar, reconocer y certificar lo aprendido a través de sus experiencias en múltiples espacios, incluyendo entornos virtuales, el ejercicio de sus diversas ocupaciones o su participación en organizaciones comunitarias.

Estos reconocimientos y certificaciones permitirán que aquellas personas que, afectadas por desigualdades sociales u otros factores en sus vidas, no pudieron completar oportunamente estudios formales escolares o superiores, cuenten con un aval para poder acceder a más y mejores oportunidades de trabajo, ingresos, bienestar y desarrollo personal.

Es necesario replantear modalidades como la educación básico-alternativa y la técnico-productiva, generalmente concentrada en los jóvenes, de manera que pueda ser atractiva para los adultos, y que tanto allí como en otros espacios educativos se promuevan habilidades socioemocionales y cognitivas que favorezcan la continuidad del aprendizaje a lo largo de toda la vida.

Los espacios laborales deben permitir, promover y proveer oportunidades de capacitación permanente para todo el personal, incluyendo a aquél vinculado al quehacer científico, pedagógico o tecnológico, fomentando la innovación tanto de productos como de procesos. Por su parte, las instituciones educativas, incluyendo a las familias — primeros educadores de la infancia –, deben estimular y apoyar el desarrollo de la curiosidad y la capacidad de indagación de todos sus educandos.

El propósito de Productividad y Prosperidad, Investigación y Sostenibilidad, en el que las experiencias educativas ayudan a las personas a lograr sus proyectos de vida y el bienestar colectivo, se enlaza con los otros tres propósitos del PEN al 2036:  Vida Ciudadana, Inclusión y Equidad, y Bienestar Socioemocional, también centrados en la persona.